Los buenos periodistas

Por Xavier Mas de Xaxás - Hubo un tiempo, mucho antes del confinamiento, en el que los mejores periodistas, husmeaban la ciudad a partir de locales y rincones muy bien escogidos. Recuerdo, por ejemplo, a Jaime Arias explicando sus inicios en el vestíbulo del hotel Ritz de Barcelona. Pagaba una propina al botones para que le avisara si veía algún pez gordo y la verdad es que pescó bastantes, tantos que acabó reuniéndolos en un libro que escribió con su colega Juan Sariol. Lo titularon Los vimos pasar y por él desfilan el nazi Heinrich Himmler, los duques de Windsor, el mariscal Pétain, y la familia Rotschild, además de numerosos espías y medradores.

Continuar llegint

Flash Flash cumple 50 años

Una vesícula biliar y una tortilla para la nueva Barcelona.

Por Xavier Mas de Xaxás - El Flash Flash existe gracias a la vesícula biliar que atormentó a un joven Lepoldo Pomés. Si no hubiera padecido esta grave dolencia, que le obligó a un estricto régimen de alimentos hervidos, Pomés no hubiera sido un obseso de las tortillas. Los médicos le habían prohibido los huevos y casi todo lo que a él le gustaba.

Fotografía de Outumuro

La pena por transgredir era un cólico hepático. Pomés sufrió varios y malvivió bastante entre los 20 y los 35 años, hasta que un cirujano le arregló por dentro y volvió a amanecer.

Continuar llegint

Karin Leiz, cofundadora del Flash Flash

“Queríamos un restaurante en el que se respirara mucha libertad”

 

¿Cómo surgió la idea de crear el Flash Flash hace 50 años?

Leopoldo Pomés y yo éramos muy amigos de Alfonso Milá y su mujer Cecilia santo Domingo. La relación era muy bonita. Éramos muy amigos. Teníamos ganas de descubrir cosas, de poner ideas en común. Un fin de semana de Año Nuevo nos fuimos a Londres. Queríamos ir al mejor restaurante, pero estaba todo lleno, como es natural y acabamos cenando en el restaurante de un Hilton. Estábamos decididos a que aquello no nos amargara la noche. Fue muy divertido. Bebimos champán y empezamos a hablar de tortillas. Alfonso y Leopoldo eran adictos a la tortilla francesa.

Continuar llegint